Ud. sabrá, Sr. lector, que no existe tal cosa como “la computadora ideal“. Cada cual pondrá sobre la mesa el dinero del que dispone, elegirá los componente que mejor le parezcan para su uso cotidiano y se dirigirá a su proveedor habitual para realizar la transacción que lo deje seco pero feliz (en el mejor de los casos, claro).

Si el presupuesto que se maneja ronda los 2 millones de pesos, la ecuación es muy sencilla: va al primer local que se le cruza, le pide de todo lo mejor y por las dudas se lleva 2 del conjunto.
Como esto es más difícil de conseguir que una pelicula recién estrenada que esté para bajar donde no aparezcan espectadores comiendo pochoclo, dejaremos de lado esa posibilidad.

CRT

Entonces, Sr. lector, Ud. y yo sabemos que el dinero siempre será la primera limitante. Al momento de adquierir un equipo, entonces, deberá elegir dónde gastar sus dineros bien habidos dependiendo de sus gustos.

Monitor: si a Ud. le gustan mucho los juegos, trabaja con aplicaciones gráficas, es fanático de Youtube o tiene problemas de vista, podría poner todo su dinero en el monitor. Incluso podría ser directamente un televisor LCD de 32″ o más. Eso sí, no se olvide de dejar unas monedas aunque sea para el cable VGA y no estaría mal tener una placa de video cuya salida supere los 640 x 480 de su vieja computadora con Windows 98.

Sonido: Ud. podría poner todas sus fichas en el sonido, si es un fanático de la música. Se compra una placa de sonido de las buenas (hasta con control en el frente del gabinete) y unos parlantes potentosos de esos que le hacen temblar la peluca al vecino de abajo con el woofer. Preste atención a que si se gasta también el dinero destinado para la compactera no tendrá dónde meterse los CD’s y si su discografía está en MP3 (siempre rippedo de original, of course) no estaría mal que reemplace ese disco de 10 gb mugroso con el que piensa instalar el sistema operativo, todos sus programas y además copiar la discografía entera de todas las bandas de cumbia que alguna vez pasaron por “A Pleno Sábado“.

Disco: si bien Ud. es de esos que cuando escuchan un tema se baja toda la discografía, cada video que le hace un poco de gracia se lo baja en formato .MOV y no borra un Powerpoint enviado por mail por miedo a que no se le cumplan los deseos que pidió al reenviárselo a 10 amigos, Ud. es un boludo importante. Además, volviendo al tema que nos convoca, deberá pensar en mucho espacio de almacenamiento. Discos internos, discos externos, grabadora de DVD, unidades USB: todo lo que se pueda para guardar, guardar y guardar. En contra de su habitual manera de manejarse, trate de no ser taaaan salame y guárdese una guita para una buena fuente. Sino, va a tener que desenchufar la grabadora para enchufar los USB, desactivar el disco secundario para poder usar la grabadora Serial-ATA y así.

Si nada de esto lo convence, puede hacer como un amigo mío que compró una nueva máquina, pero como no necesitaba nada muy moderno ni muy potente compró “lo mínimo de todo“, según sus propias palabras. Cuando vi de cerca la máquina noté que la memoria eran varios GB (todos Kingston), el disco un WD de altas RPM, el mother un Gygabite con todo, la placa de sonido una Sound Blaster Audigy con salida SPDIF, el gabinete un Vitsuba de la ostia, lo controla todo con un teclado y un mouse inalámbrico Microsoft (nada barato), lo tiene conectado a un LCD de 32″ y el sonido lo saca por un equipo Sony 5.1 que bien podría sonar en un cine de barrio. Es que para él, menos que eso no es una computadora.

Si te gustó esta nota, ¿por qué no te leés otras de HTTP?

Compartí esta nota:
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • email
3 Comentarios
  1. pano Sábado 4 de septiembre de 2010

    yo soy de los q le importa el sonido, asiq bajo todo en FLAC… necesito un disco nuevo :D

  2. luis gerardo Miércoles 17 de noviembre de 2010

    esta bien chevere la pagina a

  3. jose angel delgado Miércoles 1 de diciembre de 2010

    todas las paginas estan muy chidas