A pesar de que los televisores ya no tienen un metro de profundo y la pantalla puede estar apenas a unos centímetros de la pared, siempre es necesario pensar dónde ubicarlos. A la hora de elegir dónde poner la tele para que el living o el dormitorio no se transforme en una carrera con obstáculos, se deben considerar los siguientes datos:

Ángulo de visión: lo cierto es que a pesar de que este punto mejoró y sigue mejorando a medida que salen nuevos modelos, las pantallas LCD no se ven perfecto desde cualquier lado. Si vamos a mirar la pantalla desde un sillón y trazamos una línea imaginaria sobre la que está apoyado este sillón, la línea imaginaria del televisor debería ser paralela a la del sillón. A medida que “inclinamos” la pantalla, va a ir empeorando la imagen que percibimos. Esto es igual de válido para la inclinación horizontal como vertical: si colgamos un LCD, la pantalla debe estar a la altura de los ojos y si está más alta tiene que “apuntar” para abajo.

Distancia óptima: Se calcula que entre la pantalla y el espectador debe haber entre 8 cm y 12 cm por cada pulgada del televisor. Según este cálculo, un televisor de 26″ conviene tenerlo como mínimo a 2 metros pero no a más de 3 y una pantalla de 32″ puede estar a 2,5 metros o a casi 4 (3,8 mts). Lo ideal es calcular 10 cm por pulgada, pero nadie deja la cabeza quieta durante toda una película o un partído de fútbol.

Samsung_LED_TV

Peso y forma: los LCDs son más livianos que sus hermanos de tubo, pero igual son pesados. No se puede colgar un LCD de 42″ de una pared de Durlock, porque se va a venir abajo la pared, el soporte y el LCD y no sé por cuál de todas las cosas vamos a sufrir más. La forma de los televisores planos les otorga menos estabilidad que a los robustos televisores de tubo, ya que solo se apoyan en su pie y cualquier golpe en la parte superior de la pantalla los hará caer al piso inmediatamente.

Para ubicar un LCD, tenemos las siguientes opciones:


Mueble bajo: existen mesas especiales para televisores LCD que por lo general se componen de un mueble con algunas bandejas (ideales para parlantes o reproductores de DVD) y en la parte superior se ubica el televisor. Algunos, incluso, proveen una superficie giratoria para que al momento de acomodarnos en el sillón, se puega apuntar con el televisor al público y no verse afectado por el ángulo de visión. En lo que a muebles se refiere hay que prestar atención a las medidas: la altura del mueble debería ser igual a la del sillón desde la que disfrutaremos del televisor, la profundidad mínima debería rondar los 50 cm (sobre una superficie más angosta el LCD corre peligro de caer al piso) y el ancho del mueble debería ser, por lo menos, igual al del televisor. Para ubicar un mueble como estos lo mejor es hacerlo delante de una pared, de manera de minimizar las posibilidades de que alguien que pase cerca lo toque sin querer y se caiga sin remedio al piso.

Soportes de pared: Si optamos por colgarlo, además de considerar el peso del equipo vs. la constitución de la pared, se deben elegir entre varias opciones de soportes disponibles. Los soportes denominados fijos constan de una placa de acero que va fijada a la pared a la cual están soldados las guías para el televisor (hay que verificar que la disposición de los agujeros coincida con los de nuestro televisor porque a pesar de existe el estándar VESA, no todas las marcas lo respetan). Estos soportes solo permiten jugar con el ángulo vertical (apuntar para arriba o para abajo) aunque algunos soportes fijos permiten girar el televisor 360º, pero esto está pensado para el mercado publicitario ya que nadie usaría un televisor “parado” en su casa.

El grupo de soportes móviles, lo conforman soportes de 1 ó 2 brazos que unen la parte que se fija a la pared, con la placa que se atornilla al LCD. Dependiendo de la cantidad de brazos y la longitud de éstos, podremos separar la tele de la pared hasta 60 cm para televisores de hasta 32″. Los televisores más grandes se separan como máximo 45cm, ya que el peso de los mismos recae 100% sobre el brazo cuando éste está desplegado. Los soportes móviles son ideales cuando la pared está un poco más lejos de la distancia óptima pero no queremos tener la tele en el medio del living y desaprovechar 60 cm entre ésta y la pared. Hay un grupo especial de soportes móviles que incluyen una especie de marco donde se “guarda” el LCD cuando se lo repliega. Estos deben colocarse cuando se construye la pared pero tiene la ventaja de que cuando no se usa la tele, no sobresale y evita accidentes.

Soportes de techo: Si no tenemos una tele a la distancia correcta o si por algún motivo no podemos o no queremos agujerearla, hay una opción más: colgar el LCD del techo. Para esto, hay soportes que tienen una placa igual a los que van a la pared, pero esta está en posición horizontal y el brazo se extiende hacia abajo. La distancia del brazo (la distancia entre el techo y el centro del LCD) puede ser de hasta 1,40 m y por lo general permiten un giro de 360º. Al momento de colocar este tipo de soportes, además de definir el largo del brazo se debe definir la inclinación para garantizar que apunte a los espectadores.

En todos los casos mencionados, los cables pueden ser un problema. En el caso de los soportes de techo el caño permite colocar los cables por adentro y en el caso de los muebles, la mayoría tiene los agujeros necesarios para que no haya cables a la vista. Si nos inclinamos por un soporte de pared, tal vez querrámos considerar un cable-canal de plástico o de aluminio para que los cables no quedan colgando. Si no se dan mucha maña, recomendamos consultar a un electricista para que los asesoren en su caso particular.

Compartí esta nota:
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • email
2 Comentarios
  1. pablo Domingo 10 de octubre de 2010

    este lcd donde lo puedo conseguir y cuanto sale de 42 ?

    gracias !!!!

  2. elena Sábado 12 de noviembre de 2011

    hola este mp donde lo puedo conseguir ? gracias!!!!!!!!!!!!!!!!!